21 febrero 2012

Evolución moral

Nuestra evolución moral es muy importante, poner todos nuestros esfuerzos para que podamos mejorar en el ámbito moral, pues el hecho de que seamos moralmente mejores es un trabajo que depende de nosotros, de nuestro día a día, y para poderlo conseguir, para hacer que fructifique dentro de nosotros esa moral mas elevada, tenemos que tener varias herramientas a nuestro servicio, esforzarnos para tener esas herramientas, y el Padre que es todo a amor, siempre nos ofrece todo lo que necesitamos.

Una de las herramientas que necesitamos para que moralmente avancemos, es la herramienta de la oración, es cierto que al ser una herramienta tan sencilla de utilizar, cuesta colocarla en nuestro día a día, porque algunos no creen en ella, sólo creen que son nada más que palabras y no sirven de nada, otros no la utilizan lo suficiente, y otros aparentemente la utilizan mucho, pero en el fondo de su corazón no dicen nada, entre tanto, los que realmente la valoran, son estos últimos que ya tienen una herramienta muy valiosa.

La oración nos da orientación, nos ofrece fortaleza, y nos aporta confianza para soportar todos los embates de la vida, mas con la oración siempre saldremos victoriosos de todos los problemas.

Otra herramienta muy necesaria es el estudio, es el saber, el conocimiento de las cosas, y a través de la doctrina espirita, se sabe todo lo necesario, y cuando se conoce o al menos se entiende lo más básico, entonces comprendemos que el Creador es nuestro propio destino y sin Él no somos nada, aunque Jesús ya lo dijo claramente con la oración mejor orientada hasta el momento, el Padre nuestro, pues esta sencilla oración dice mucho y nos puede ayudar mucho.

Por lo tanto, con la herramienta de la oración, y con la herramienta del conocimiento, este último estaría en el evangelio de Jesús, podemos evolucionar moralmente, más entendiendo todo esto y sabiendo cómo nuestro hermano Jesús se enfrentó en aquel tiempo y expuso que Dios es todo amor, con todo esto, nosotros tenemos todo lo necesario para aprender, para mejorar, no podemos excusarnos en absoluto, pues todo lo que necesitamos para mejorar, todo, lo tenemos.
Querer a nuestros hermanos como a nosotros mismos, ya es un comienzo para ser mejores, pues si hacemos a los demás, lo que nos gustaría que nos hicieran, sin duda, ya es un avance notable, y Jesús nos orientó mucho en eso. Así pues disponemos de todo para avanzar, para ser mejores, no podemos decir que Dios no nos ayuda, pues nos ayuda constantemente, seamos creyentes o ateos, creamos en el dios vengativo, o en el Dios de amor, sea lo que sea, Él siempre nos ayuda, entonces, no podemos excusarnos más en todo, cuando decimos que no sabemos nada, eso ya no se puede decir, porque quien busca encuentra, quien busca a Jesús siempre lo va a encontrar.

Sin duda, hay muchas religiones, y todas ellas pueden ser muy buenas para nosotros, no en tanto, Jesús nos lo aclaró mejor y con mayor sencillez, pues simplemente, siendo buenos, simplemente, teniendo presente de que Dios es todo amor, y que Jesús nos dejó claramente, "Quered a Dios por encima de todo y a nuestros hermanos como a nosotros mismos" sin más tenemos todo para ser mejores, y podemos empezar por esto.

Ya no podemos esquivar esta gran verdad, es sólo perder el tiempo, es sólo que cuando volvamos a casa, a nuestro mundo espiritual, nos daremos cuenta del tiempo que hemos perdido, y ese tiempo no podemos perderlo más, no dejemos que llegue ese momento donde nos daremos cuenta de esta realidad, pero ya será tarde, actuemos ahora, esforcémonos por ser mejores, hagamos todo lo posible para ser buenos, da igual la religión que escojamos, las doctrinas que sigamos, lo importante es esforzarse por mejorar, por ser mejores, porque si actuamos así, entonces no habremos perdido el tiempo sin hacer nada bueno, habremos sembrado el bien y habremos comprendido al Dios que es todo amor, al Padre que nunca se cansa de ayudarnos a mejorar.


Espíritu Rafael